Red Juventud
» » Entrevista a Red Juventud

Entrevista a Red Juventud

Buenas tardes Alberto. En primer lugar, háblanos un poquito de ti, en cuanto a tu persona.

Mi nombre es Alberto y soy de Almadén, un pueblecito cerca de la ciudad de Córdoba, pero llevo viviendo casi 15 años aquí, por lo que me siento bastante ciudadrealeño.

A nivel profesional, actualmente trabajo como cocinero en la clínica privada de Ciudad Real; y también dando clases de cocina en la academia para “chavales” de veinte o veintipico  que no terminaron sus estudios. Digamos que así es como me gano la vida, pero mi verdadera vocación es la Integración Social.

A nivel personal, me considero una persona abierta. En mi tiempo libre tengo bastantes aficiones: viajar, la música, el teatro, la fotografía, el cine, la literatura y los animales. Tengo dos perretes, que son como mis hijos.

Cuéntanos un poco de tu asociación, ¿qué actividades lleváis a cabo?

La asociación se llama Red Juventud, es una entidad prestadora, que lleva activa desde 2013. La creamos Kike, Sara, y yo.

Cuando hicimos la asociación, la idea era trabajar por la mejora de la calidad de la vida de la gente joven. Por ejemplo, en 2015 hicimos un proyecto piloto sobre prevención de conductas adictivas, tanto consumo de sustancias como de nuevas tecnologías. Consistía en un estudio sociológico de más de 800 encuestas entre los chavales de 14 y 18 años, para ver cuáles eran las características y pautas de consumo de los jóvenes de escolarizados.

Después de ello, hicimos varias exposiciones mostrando los resultados del estudio y al parecer tuvo bastante impacto. Además, realizamos un spot publicitario de prevención del consumo de alcohol, e hicimos un curso sobre monitores en prevención de nuevas tecnologías. Por todo esto, recibimos un premio a nivel nacional de la Federación Española de Municipios y Provincias por innovación tecnológica, lo que nos ha llevado a dar varias charlas por institutos de la provincia.

Además, una de las cosas que más me interesaban era la prevención del consumo de drogas a través de ocio alternativo y de la cultura. Así que hemos realizado proyectos de cultura asociados a momentos de consumo y de ocio nocturno. Uno de ellos es un Cine Forum gastronómico: ponemos películas que tratan temas sociales y después hacemos un debate, mientras les ponemos un picoteo con tapas elaboradas. Tiene bastante aceptación, ¡llevamos ya 14 sesiones!

 

También hicimos un proyecto de cortometraje. Formamos a un grupo de 10 chavales, en escritura de guion e interpretación y después hicieron su propio corto bajo nuestro asesoramiento. El corto ha estado rulando como material educativo.

Ahora tenemos un proyecto de fotografía sobre la visión que tienen los jóvenes sobre colectivos en riesgo de exclusión social, como personas de consumo, gente que sufre fibromialgia o violencia de género, el colectivo LGTB y gente con discapacidad intelectual. Como en el otro proyecto, partimos de la premisa de darles formación en exposición fotográfica y que realicen las fotos reflejando la visión que ellos tienen de la realidad de esas personas.

¿Y cómo financiáis estos proyectos?

Uno de los puntos irrenunciables que puse al montar la asociación es que todo que hagamos sea gratuito, los chavales no ponen un céntimo por lo que hacen. Se necesita bastante financiación, así que recurrimos siempre a las subvenciones. Ajustamos mucho los precios para recurrir a las convocatorias públicas de la diputación, de la junta o del ayuntamiento y renunciamos a nuestros sueldos. Nosotros no cobramos nada, incluso a veces, como en el proyecto del cortometraje, tuve que poner de mi bolsillo 200 euros.

¿Por qué decidiste hacerte voluntario y montar tu propia asociación?

Bueno, siempre me ha gustado trabajar con la gente. Cuando vine a Ciudad Real, empecé a moverme  por entornos culturales. Llegó un momento en el que me llamó la atención dejar de ser consumidor de cultura para participar directamente en las cosas. Así que me arriesgué con Kike y Sara, y nos metimos. Puedo decir que ha sido por inquietud y también por responsabilidad social.

 

¿Cómo te sientes cuando haces este tipo de actividades?

A ver, me estreso y a veces me pregunto para qué estoy haciendo todo esto, pero al final me mola. Soy una persona muy activa, me gusta estar siempre pringado. Siempre digo que yo no tengo ningún talento especial, pero sé rodearme de gente que sabe hacer bien las cosas. Sé cómo organizar a la gente y sus capacidades de trabajo, pero eso conlleva mucha responsabilidad. Así que cuando lo estoy haciendo es un poco trauma, pero después me alegro mucho. Yo no te puedo decir que aquí he encontrado el sentido de mi vida, pero lo disfruto cuando veo a la gente, cuando veo que es algo positivo para ellos y cuando veo el resultado de las cosas que estamos haciendo.

 

¿Qué proyectos tienes en mente de corto o largo plazo?

Nos gustaría continuar con el ámbito audiovisual. Para este año mi intención es volver al metraje pero darle un giro de tuerca. Ya hemos tocado ficción y fotografía, ahora sería una temática más enfocada al documental.

 

Bueno, y ya la última pregunta y te dejamos tranquilo. ¿Tienes algún mensaje para otros voluntarios, gente que esté interesada en serlo o personas que quieran montar su propia asociación?

Te diría que si quieren hacerse ricos… ¡que lo dejen! Hay formas de hacerse rico y esta no es una de ellas. No, en serio, yo siempre digo que está muy bien tener aficiones o hobbies, quedar con los amigos, realizarse como persona o lo que sea, pero yo siempre pienso que hay que devolver y  tener un impacto en el sitio donde vives y con la gente de tu entorno. Creo que es necesario, ya sea  a través del voluntariado o a través de montar una entidad, tener la idea de mejorar tu comunidad o hacer cualquier cosa, por pequeña que sea. Estamos aquí de paso, pero creo que tenemos que dejar alguna cosita, no podemos estas solo para disfrutar.

Este es mi mensaje de paz y amor para todos.

 

Entrevista realizada por Ricardo García Márquez y Patricia Morillas Martínez.
FacebooktwitterpinterestFacebooktwitterpinterest